Mariachi Vargas de Tecalitlan

 

Vamos a hablar un poco, de lo mucho que se puede decir del Mariachi Vargas de Tecalitlán, el cual fue creado en 1898 por el maestro Gaspar Vargas López, fallecido en 1969 y que ahora se encuentra bajo la producción artística y dirección general del maestro Rubén Fuentes, y cuya dirección musical está a cargo de Don José “Pepe” Martínez. Fue precisamente Rubén Fuentes, quien lo autodenominó El Mejor Mariachi del Mundo, en 1956. Anotaremos que desde los orígenes de la música de mariachi, aproximadamente en 1630, este estilo musical ha tratado de recoger las costumbres y tradiciones de los campesinos a través de historias y relatos, descritos en las canciones e interpretadas por ellos mismos. Este proceso también ha sido influenciado por la evolución de la sociedad mexicana, de su cultura y sus hábitos. De esta manera, el Mariachi Vargas es actualmente uno de los más representativos de la historia del mariachi, toda vez que ha sido el grupo que ha influido de manera más constante y, a veces, decisiva en la conformación del estilo musical, llamado mariachi.

A través de los anos, el Mariachi Vargas se convirtió en el eje central de la música regional, principalmente por su calidad y preparación musical. Un logro adicional ha sido la difusión del mismo en la República Mexicana y en el resto del mundo, principalmente en el de habla hispana. Cabe destacar que en los años 80’s y 90’s, era el Mariachi de-facto de Grupo Televisa en todos sus programas de concursos a nivel nacional. Actualmente, este no es el caso, dando paso a otros grupos de diversa índole. El número total de integrantes que conforman el grupo son 13: Arpa: Julio Martínez; Guitarra: Arturo Vargas (desde 2003), Vihuela: Miguel Ángel Barrón (desde 2011). Guitarrón: Enrique Santiago (desde 1989). Trompetas: Federico Torres (miembro desde 1966), Gustavo Alvarado y Luis Fernando Velásquez (desde 2008). Violines: Alberto Alfaro, José “Pepe” Martínez, José Martínez Jr., Daniel Martínez, Andrés González Anaya y Manuel Alcaraz Vargas (desde 2012).

Mención especial merece Víctor Cárdenas, quien el 14 de enero de 2011, anunció su retiro, él tocaba la vihuela, y en su juventud tocó en la Plaza Garibaldi, hasta que fue escogido por Silvestre Vargas y Heriberto Molina como miembro del Mariachi Vargas en 1960, y a lo largo de ese medio siglo se convirtió en “El rey de la Vihuela” gracias a que creó en este tiempo un estilo único y sonido reflejados en piezas como Violín Huapango y El Cascabel. En su lugar, el maestro Fuentes escogió como nuevo intérprete de vihuela al músico Miguel Ángel Barrón, proveniente de Guadalajara. Finalmente, el 21 de Julio de 2012 es anunciado el retiro de Steven Sandoval, violinista desde 1998; primero en trompeta y luego en violín. Se destacó como una de las voces más relevantes del grupo, sobre todo en canciones como Por Amor y La Bamba. La historia del Mariachi Vargas se divide en cinco etapas (o generaciones), siendo la primera de 1898 a 1930, la segunda de1931 a 1949, la tercera de 1950 a 1974, la cuarta de 1975 a 1999, y la quinta, del 2000 hasta la fecha.

Los primeros repertorios del Mariachi Vargas consistieron en sones, jarabes, canciones, corridos, valses y polkas. Se maneja como fecha de fundación del Mariachi Vargas el 15 de septiembre de 1898, cuando fueron contratados para tocar en la celebración local de las fiestas patrias por el presidente municipal de Tecalitlán. El mariachi llevaba serenatas, tocando en las plazas e iba a participar en las fiestas de los pueblos vecinos, pero en aquel entonces, las bandas y las orquestas eran se decia que era lo mejor, siendo el mariachi considerado despectivamente por la aristocracia de entonces como música sólo del pueblo. Muchos de los mariachis que existían en aquellos tiempos fueron desapareciendo pronto debido a la falta de estímulo y por los maltratos, provenientes de las clases más acomodadas, sin embargo, el éxito que fue obteniendo el Mariachi de Gaspar Vargas, corrió por los alrededores, llegando primero a los pueblos vecinos, por todo Jalisco y luego Colima.

El éxito continuó y pronto el grupo llegó a la ciudad de México, y gracias al apoyo del Presidente Lázaro Cárdenas, el trabajo no faltaba. Acompañaba a cantantes afamados o incluía por su cuenta a un cantante solista. Entre sus miembros se contaban cada vez, músicos que no eran oriundos de Tecalitlán. Es una etapa compleja en que sucede una serie de cambios que guían progresivamente al Mariachi Vargas desde el campo del mariachi tradicional al ámbito del mariachi moderno. Pero décadas antes tuvieron el gusto de ser contratados y cantar en eventos, fiestas y manifestaciones culturales de diversas zonas de México, y ante los presidentes de la época, como Pascual Ortiz Rubio, Plutarco Elías Calles y el propio Cárdenas. Fue en 1937, cuando el Maiachi Vargas inició su carrera discográfica y a participar en el cine nacional. Así es mi tierra fue su primera película y, a la fecha, ha participado en más de 200. En 1941, ante la insistencia de Emilio Azcárraga Milmo propietario de XEW, en un intento por modernizar el sonido del mariachi, es integrado el trompetista Miguel Martínez, a partir de entonces, se considera a la trompeta como un instrumento definitivo de la formación de los grupos de mariachi.

En 1944, el violinista Rubén Fuentes se unió a la agrupación. Pronto aprendió de Silvestre Vargas la forma tradicional de ejecución de la música de mariachi y del compositor Manuel Esperón el estilo de composición nacionalista. De esta manera, Rubén Fuentes se encarga por completo de la dirección del grupo y, sin olvidar las raíces y tradición del mariachi, inició una transformación en la agrupación para que los huapangos y los sones fueran ejecutados siguiendo los arreglos y adaptaciones del director, sin dejar lugar a improvisaciones. Este momento se ha denominado la época de oro de la canción ranchera y de su creciente proyección internacional con la voz de Miguel Aceves Mejía. La mayoría de los demás agrupaciones de mariachis entonces toman como modelo a seguir al Mariachi Vargas. Se inician las giras internacionales del grupo por Estados Unidos, Panamá, Ecuador, Colombia, Chile, Cuba, Argentina y Venezuela y sus participaciones en grabaciones acompañando, además de Miguel Aceves Mejía, a Pedro Infante, Jorge Negrete, Amalia Mendoza, José Alfredo Jiménez, Marco Antonio Muñíz y Juan Gabriel, entre otros artistas.

En este periodo, de los 50;s, destaca como solista de la agrupación el violinista Heriberto Molina, también conocido como “El curita“, quien se convierte en la voz principal del Mariachi Vargas durante más de 2 décadas. Y en 1953, Gaspar Vargas se retira del grupo, a raíz de un altercado entre él y Silvestre Vargas, lo que hace que, en su lugar, sea contratado el arpista Arturo Mendoza. Algunos ex integrantes, indican que Gaspar Vargas, además de su dominio de los sones de mariachi, improvisaba al momento, pero no dejaba que otro músico copiara sus técnicas. En 1954, Rubén Fuentes se retira como violinista. Jesús Rodríguez de Híjar, quien ingresó en 1954 al Mariachi Vargas como violinista, ascendió a director musical en 1955. Silvestre Vargas se vio forzado a retirarse gradualmente como músico a finales de los años 50 debido a que empezó a sufrir de artritis. Anotaremos también, que debido a su contrato de exclusividad con RCA Víctor Mexicana, el Mariachi Vargas de Tecalitlán debió recurrir a la estrategia de aparecer en diversas grabaciones para otras empresas, con otros nombres, tales como Mariachi Guadalajara, Mariachi Jalisciense de Rubén Fuentes, Mariachi Monumental de Silvestre Vargas o Mariachi Los Mamertos, entre otros seudónimos.

Dos años antes de los Juegos Olímpicos de México’68, el gobierno de México, llevó al Mariachi Vargas a una gira internacional de promoción del evento, volviendo a hacerlo para el Campeonato de la Copa Mundial de Fútbol de 1970. La gira abarcó desde Marruecos hasta Japón, Hong Kong, Tailandia, Singapur e Indonesia donde despertó gran entusiasmo. Con la supervisión de Rubén Fuentes y la asistencia de Rigoberto Alfaro, Rodríguez de Híjar añade al repertorio del Mariachi Vargas piezas de música clásica, introducen composiciones de algunos integrantes del conjunto como La Bikina, que llegó a rivalizar con el son de La Negra como pieza representativa del mariachi). A partir de La Bikina, los acordes se volvieron más complejos y se revelaron varias tendencias musicales que se verían con mayor frecuencia en el mariachi. En este periodo se consolida la llamada “armonía de oro del Mariachi Vargas”, con los aportes de Navitidad Santiago, en el guitarrón, Rigoberto Alfaro en la guitarra, Víctor Cárdenas en la vihuela y del arpista Arturo Mendoza, conformando una de las mejores secciones de armonía en mariachis, según expertos en este tipo de música.

En 1975, “Pepe” Martínez se convirtió en el director musical. En la misma década el interés en la música de mariachi fue disminuyendo. Pero eso cambió cuando en la ciudad de San Antonio, se celebró la Primera Conferencia Internacional de Mariachis que despertó un nuevo entusiasmo por este tipo de agrupación, lo que motivó la organización de muchas otras conferencias, cuyos promotores quisieron tener al Mariachi Vargas como participante. En 1983, el Mariachi Vargas apareció por primera vez en la Conferencia Internacional de Mariachi en la ciudad de Tucson y tres años después, en la misma ciudad, acompañó a Linda Ronstadt quien cantó en español por primera vez, lo que motivó la grabación de su álbum Canciones de mi padre en 1987 con el Mariachi Vargas, con el cual ganó un premio Grammy y además realizó una gira en México con el Mariachi Vargas, también el MV acompañó a Lucero en la década de 1990, cuando decidió incursionar en el género de la música ranchera.

En la etapa de 1990 y 2000, la agrupación presenta trabajos discográficos tales como: Quinta generación, Sinfónico, Sinfónico 2 y Penas, desengaños… y amores, entre otros. Actualmente, el MV, está conformada por un arpa, una vihuela, una guitarra, un guitarrón, tres trompetas y seis violines. Las canciones que interpretan ahora oscilan entre los sones tradicionales y las obras clásicas, así como los popurrís, que siguen atrayendo al público en todas partes. En 1997, el Mariachi Vargas de Tecalitlán celebró sus primeros Cien años de fundación con una serie de conciertos, de los cuales los más memorables son aquellos que la agrupación realizó en Japón; la agrupación ha influido en las nuevas agrupaciones de mariachis propiciando movimientos como festivales y conferencias internacionales, ha motivado la creación de talleres y la enseñanza de este género en escuelas desde las elementales hasta las superiores, así como la creación de escuelas del género en países, como Colombia y Venezuela, donde existen agrupaciones del género…este es el MV de T, mexicanísimo, indudablemente, el MV de T, es una estrella que brilla intensamente en Sábados Rancheros.