Manuel Bernal

 

 

Una de las figuras más sobresalientes que ha dado el municipio de Almoloya de Juárez, es sin duda Manuel Bernal, Profesor, locutor, cantante y declamador, nació el 3 de diciembre de 1901, hijo de Felipe Bernal y Arcadia Mejía. A los 7 años quedó huérfano y estuvo bajo la tutela de su tía Ana Mejía de Contreras; desde niño tuvo inclinación por la literatura y la lengua española, particularmente por la poesía. A los 12 años, con el fin de continuar sus estudios, se traslada a Toluca, con unos tíos, quienes le costean sus estudios en el Instituto Científico y Literario, donde destacó en el campo del deporte, la literatura y las ciencias fisicoquímicas. Participa, a nivel nacional, por el Estado de México en un concurso de oratoria patrocinado por el periódico El Universal, obteniendo el primer lugar, junto con Adolfo López Mateos, quien anos después sería presidente de México……

Posteriormente se instala en la ciudad de México, donde estudia música, en el Conservatorio Nacional de Música, más adelante, imparte clases en la Preparatoria Nacional de física y química. En la escuela Marina Xóchitl, imparte clases de literatura española y declamación; en dicha escuela conoce a Juana Fernández del Castillo, su futura esposa, con quien tuvo cuatro hijos: Manuel, Beatriz, Alicia y Guillermo. Para ayudarse en su matrimonio, imparte clases de declamación en su domicilio, de donde salen magníficos exponentes de poesía y teatro. Aconsejado por su esposa, se presenta, en 1930, a un concurso de voces en la XEW, donde obtiene el primer lugar; desde entonces empieza a trabajar como locutor en dicha radiodifusora, junto con Ricardo López Méndez, Pedro D´Lille y Leopoldo Samaniego. En 1931 Emilio Azcárraga, da a conocer el programa “Tío Polito”, en el que Manuel Bernal crea el personaje de un viejecito que baja todas las tardes del Ajusco a contar cuentos y dar consejos a los niños de México.

Por esa fecha se recibían en la XEW, 500 cartas diarias de los niños. En cuanto al canto, trabaja con gran éxito la zarzuela (como barítono) y compone canciones al lado de Morales Pardavé (“La chacha” y “Pos qué le he de hacer”, entre otras…). Crea magnificas poesías. Que da a conocer por la radio, pero que nunca publica por humildad. Trabaja en el teatro (Don Juan Tenorio) y en el cine al lado del director Emilio Fernández. Su peculiar estilo lo da a conocer en los países de habla española como: “El mejor declamador de América Latina”, Nicaragua le otorga la más alta presea como el mejor intérprete de la poesía dariana (de Rubén Darío); Venezuela, Colombia, Costa Rica, Guatemala y otros países le otorgan diferentes preseas en el campo de la locución y declamación.

En los eventos épicos del gobierno, declama “México, creo en ti”, del sentir del pueblo mexicano o bien con la “Suave patria” de López Velarde, Manuel Bernal fue siempre un excelente intérprete. Su labor como locutor en la XEW, dura 30 años interrumpidos. Sus compañeros lo calificaban como “El maestro de la locución”, calificativo con el que participó como presidente en la Asociación de Locutores. En varias ocasiones, diferentes estados le otorgaron diplomas por su participación activa en el campo de la locución y declamación, y el Estado de México le otorgó el mérito de Hijo Predilecto durante el gobierno del licenciado Juan Fernández Albarrán. Durante sus actividades de radio formó dueto con diferentes artistas (Pedro Vargas, Luis G. Roldán y Miguel Aceves Mejía), entre ellos, el conocido dueto Michoacano. Asimismo participó en múltiples documentales de gobierno.

Manuel Bernal, grabó varias poesías con discos Orfeón y RCA Víctor. En 1970 sufre un infarto de miocardio, lo que le obligó a suspender sus labores en la radio, aunque siguió realizando pequeños trabajos en su domicilio de la ciudad de México. En su honor, lleva su nombre la Casa de Cultura de Almoloya de Juárez, el Parque Manuel Bernal “Tío Polito”, ubicado en la colonia Del Valle del Distrito Federal, y la Escuela Telesecundaria 05 de Naucalpan, Estado de México. El 7 de enero de 1975, Manuel Bernal fallece de un paro cardiaco. En septiembre del mismo año sus restos fueron trasladados a la rotonda de los Hombres Ilustres del Estado de México. MB, es recordado como el mejor intérprete del sentido poema “El brindis del bohemio”, de Guillermo Aguirre Fierro, que cada año se dramatiza en el día de las madres, y la noche de anio viejo.