Lola Beltran

 

 

Lola Beltrán, cuyo verdadero nombre era María Lucila Beltrán Ruiz, nació y falleció en el mes de marzo, su nacimiento ocurrió el 7 en Roario, Sinaloa en 1932 y murió en la ciudad de México el 24 del mismo mes, conocida como Lola la Grande, dejó un sin número de discos de larga duración, que después fueron pasados a CD’s. En un texto de Carlos Fuentes en enero de 1984, el escritor deja en claro la importancia y trascendencia de Lola Beltrán dentro del mundo cultural mexicano del siglo XX, algunos escritos indican que realizó un viaje a la Ciudad de México para visitar la Basílica de Guadalupe en compañía de su madre y se hospedaron en un hotel cerca de los estudios de la XEW, a dónde se acercó en busca de una oportunidad. Ahí conoció a Miguel Aceves Mejía quien la recomendó al director artístico de la estación, pero, irónicamente, este no se mostró interesado por la voz de Lola por lo que mejor le ofreció trabajo como su secretaria.

Para su buena suerte, en esa estación de radio, fue descubierta y apoyada por otra de las grandes cantantes del folklore mexicano, Matilde Sánchez, La Torcacita, quien era la estrella principal del programa musical Así es mi tierra, pero en una ocasión cayó enferma, por lo que tuvo que abandonar las grabaciones. El programa fue fundamental en el desarrollo de las carreras de varios intérpretes de la música ranchera, y aunque fue creado por Eulalio Ferrer, su director musical era el músico Tata Nacho, algunos años después, Ferrer recordó que les faltaba una intérprete para el programa y Amado C. Guzmán, el director musical le comentó sobre su secretaria, que tenía una voz muy buena, y luego de una breve prueba, Tata Nacho consideró que María Lucila Beltrán Ruiz estaba lista y así fue como ingresó al elenco de Así es mi tierra. Pero antes, la bautizaron profesionalmente como Lola Beltrán.

A partir de entonces, Lola labró una de las carreras profesionales con más impacto dentro de la cultura popular de México. Como escribió Carlos Monsiváis: “A Lola Beltrán le toca el reconocimiento cultural a géneros antes menospreciados. Ya le corresponde acompañar a los presidentes de México”, Su voz se vuelve una institución oficial. El escritor Salvador Novo le da un poema para que lo haga canción (“La Cuenta Perdida”). El pintor Rufino Tamayo le da un tema (“Florecita de Ejote”). Carlos Fuentes la presenta en uno de sus conciertos en Bellas Artes y Gabriel García Márquez la elogia. Lo mismo canta en Bellas Artes que en las casas de José Luis Cuevas, Raúl Velasco o Antony Queen. Elena Poniatowska dice en torno a ella, que la voz de México es femenina. La mítica Sophia Loren se acerca al escenario en medio concierto en el Olimpia de París para homenajearla con un ramo de rosas. Ricardo Rocha expresa que solo Lola canta con la piel, con las manos y con el corazón.

En varias ocasiones Lola comentó que el apelativo de “Lola la Grande”, fue obra de su amiga la compositora y cantante peruana Chabuca Granda, Lola se casó con el torero Alfredo Leal, con quien tuvo una hija, de nombre María Elena Leal, después adoptaría a José Quintín. Lola también participó en varias películas, la mayoría de corte musical, asimismo en la telenovela Mi Rival, junto a Saby Kamalich. En 1976 dirigió el programa de televisión Noches Tapatías, y en 1984, El Estudio de Lola Beltrán a través de Televisa. Lola Beltrán, Matilde Sánchez “La Torcacita”, Lucha Reyes y Lucha Villa son consideradas, como las máximas exponentes de la música ranchera, aunque en la lista también se incluyen, Amalia Mendoza y María de Lourdes, entre otras. Era tal su fama, que llegó a cantar para grandes figuras de la política mundial como el rey Juan Carlos de Espan, el presidente de Francia, el general Charles de Gaulle; Josip Tito de Yugoslavia, Andrei Gromiko y Leonid Breznev de ka Unión Soviética, entre otros muchos y naturalmente, para los presidentes de México, de Adolfo Ruiz Cortines a Carlos Salinas de Gortari, y de Estados Unidos, a Dwight Eisenhover, John F. Kennedy, Lyndon B. Johnson y Richard Nixon.

Entre los grandes escenarios donde se presentó, anotaremos entre otros muchos: El Palacio de Bellas Artes, siendo la primera cantante ranchera que cantó en este magno escenario, asimismo, en la sala L’Olympia de Paris, en la sala Tchaikovsky de Moscú;| el Conservatorio de Leningrado; en el Carnegie Hall, Madison Square Garden, el Metropolitan de Nueva York y en la Casa Blanca. Sin duda, Lola Beltrán es un icono en la cultura mexicana, y en especial en la sinaloense, siendo así que en su natal Rosario se encuentra el Museo de Lola Beltrán, en donde se exhiben diferentes piezas de vestuario que han sido donados por su hija María Elena, y en la plaza principal, frente a la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario, se encuentra un monumento en su honor, mismo que ha sido tomada como símbolo local. Y de su éxitos, nos faltaría espacio para nombrarlos, pero entre decenas de estos, anotamos: “Cucurrucu Paloma”, “El Caballo Blanco”, “Que Bonito Amor”, “Puñalada Trapera”, “Tres Días”, “Bala Perdida”, “El Herradero”, “Los Laureles”, “La Noche De Mi Mal”, “Golondrina Presumida”, “Huapango Torero”, “La Tequilera”, “A Los Cuatro Vientos”, “Alma De Acero”, “La Vaquilla”, “Vámonos”, “Gabino Barrera”, “La Cama De Piedra”, “Tú y La Mentira”, “Grítenme Piedras del Campo”, “La Noche Y Tú”, “El Aguacero”, “Se Me Hizo Fácil”, “A La Luz De Los Cocuyos”, “Siempre Hace Frío” y “Paloma Negra”,

De acuerdo a las compañías con las que grabó, la carrera discográfica de Lola Beltrán se pueden dividir en tres etapas, la primera con Peerless, después RCA y finalmente con discos GAS, por cierto su primer sencillo fue su versión al tema de José Alfredo Jiménez, “Cuando El Destino”. Ella fue quien la estrenó y la convirtió en un clásico del cancionero mexicano. Y así inició una larga cadena de éxitos, unas veces de la mano del mismo José Alfredo, en otras de Tomas Méndez Sosa. Más tarde una larga lista de compositores encabezados por Cuco Sánchez, Felipe Valdez Leal, Chucho Monge, Agustín Lara, y Rey Pérez y Soto, entre muchos otros, forjaron su repertorio, Lola la Grande también grabó con banda, acompanada con la Banda del Recodo, y como cierre a su carrera discográfica de la mano de Juan Gabriel, grabó para un disco con Amalia Mendoza y Lucha Villa. Sin embargo la muerte le impidió concluirlo, no se realizaron los duetos programados con Lucha Villa y Amalia Mendoza. En esa producción solo aparece el dueto de Lucha y Amalia, asimismo, RCA Víctor editó algunos duetos extraídos de las películas. “Échame a mí la culpa” con Libertad Lamarque y “México lindo y querido” con Pedro Vargas son ejemplo de ello. Asimismo hay un dueto del tema “Golondrina Presumida” con Marco Antonio Muñiz

Al fallecer Lola Beltrán, en la capital de la República Mexicana se le rindió un último homenaje. Su cuerpo arribó a una agencia funeraria a la que la gente del pueblo comenzó a llegar en grandes cantidades. Posteriormente se instalo en el interior del Palacio de Bellas Artes un velatorio organizado como homenaje oficial, se escucharon unidos ocho grupos de mariachis cantando sus glorias musicales en una serenata póstuma. Los versos de “Cucurrucucú Paloma”,” Que Te Vaya Bonito”, “Si Nos Dejan”, “Paloma Negra”, “Las Golondrinas” se oyeron en el máximo templo de las artes en México, mientras llegaba una interminable fila de sus companeros: Vicente Fernández, Guadalupe Pineda, Irma Dorantes, Miguel Aceves Mejía, Rocío Dúrcal, Raúl Velasco, Héctor Suárez y Laura León, entre otros muchos, aunque la presencia mayor fue la de la gran masa de gente humilde que con gestos desconsolados decía adiós. Posteriormente el homenaje de cuerpo presente continúo en el teatro Ángela Peralta de Mazatlán y finalmente sus restos fueron llevados al cementerio de San Juan del Rosario. El adiós final contó con la presencia de Juan Gabriel, Amalia Mendoza y La Prieta Linda, entre otros. Frente a la iglesia en la ciudad de El Rosario, se erige una estatua en honor de la cantante; además en la ciudad de Mazatlán existe otra estatua de esta artista rosarense, y una más en la  Plaza Garibaldi de la ciudad de México.