Jose Angel Espinosa (Ferrusquilla)

 

 

José Ángel Espinoza Aragón fue el primogénito de los 4 hijos de Buenaventura Espinoza y Fredesvinda Aragón. José Ángel nació el 2 de octubre de 1919 en la cabecera del municipio de Choix, estado de Sinaloa. La familia de José Ángel se dedicaba a la fabricación de jabón, velas, peines, huaraches, cintos, sombreros y muchas cosas por el estilo, bajo la dirección de su abuelo, quien siempre ap     rovechaba la menor oportunidad para contar sus vivencias durante la Revolución Mexicana: historias plagadas de huidas, persecuciones, levantamientos, cuartelazos…y a José Ángel le gustaba mucho de escuchar estas narraciones, con las que podía imaginar los gritos y los balazos, y miraba al horizonte sinaloense para precisar las huidas al monte. Era un “desfile de soldados a caballo que se perseguían unos a otros, enseñando el hambre de hombres y bestias, clamando la caridad de pueblos y ranchos”.

Cuando su padre enviudó se los llevó al El Guayabo, en la orilla del río Fuerte. Más tarde se mudaron a los Mochis, en donde Buenaventura conoció a María Gastelum, quien fue como una madre para José Ángel. En esta cuidad cursó sus estudios hasta la secundaria, y en 1935 uno de sus profesores le propuso que fuera a Mazatlán para continuar sus estudios y donde vio por primera vez una película con sonido: Cuatro milpas, en la que apareció María Antonieta Pons, y también escuchó cantar a las Hermanas Águila. Gracias a su trato afable, hizo una gran cantidad de amigos, y un grupo de ellos se encargó de subirlo a un ferrocarril con destino a la Ciudad de México en 1973: Quería ser médico.

Ferrusquilla dice que en aquellos días de 1938, la XEQ ocupaba buena parte de la programación radiofónica en obras infantiles; a las 6:15 de la tarde presentaba un programa llamado Fifí-rafas el valeroso, el cual era escrito por Pedro de Urdimales y protagonizado por una señorita de apenas 15 años, llamada Blanca Estela Pavón, quien representaba el papel de Florecita, y Pedro Cardoso hacía el papel de Fifirafas, pero había otro personaje importante: el capitán Ferrusquilla, el cual era representado por el jefe técnico, Carlos Contel, hermano del gerente de la estación, y un buen día, el gerente llamó a su hermano menor para decirle que escogiera por última vez: técnico de sonido o actor, y Carlos simplemente asintió con la cabeza en silencio, por lo que Pedro de Urdimalas de inmediato reparó entonces en él, y le extendió un manojo de hojas escritas a máquina, diciéndole: ¿Ves donde dice Ferrusquilla?, pues cuando los demás hablen y toque el turno de Ferrusquilla, tú lees las líneas, ¿entendido? y procura no equivocarte’…así nació su sobre nombre, Ferrusquilla, quien compuso Sufriendo a Solas y se la grabó Amalia Mendoza.

José Ángel Espinoza Aragón, sin estar consiente de ello en ese momento, había conseguido dos cosas que definirían para siempre su vida: entrar al mundo del arte y el sobrenombre que llevaría por siempre, al que él daría vida, y que ya nunca se ligaría al del personaje del capitán de la comedia de radio, por cierto, a pesar de que la XEW y la XEQ pertenecían a un mismo grupo, tenían una competencia muy cerrada, y como la W tenía mayor presupuesto, se empezó a llevar a los mejores elementos de la Q. Sucedió así que Fifirafas el valeroso se empezó a quedar sin actores, hasta que sólo quedaron dos: Blanca Estela y José Ángel, quien tenía que hacer ocho voces distintas para mantener el programa a flote, por lo que Humberto G. Tamayo al escucharlo, se refirió a él como el “Hombre de las mil voces”.

Con un dejo de dolor y una profunda nostalgia, el maestro José Ángel, escribe en su biografía que la primera vez que vio a Blanca Estela Pavón, quien fue su esposa, fue el 1° de noviembre de 1938, en la frustrada ceremonia inaugural de la XEQ, que se tuvo que posponer para el día siguiente por un apagón. “La veía todos los días, y la admiraba en silencio, cuando hizo por primera vez el papel del Capitán Ferrusquilla: Blanca Estela tenía 15 años y él 19, senala que no pasó mucho tiempo antes de que la amistad entre colegas diera paso al amor: nos hicimos novios. Estaba tan enamorado de ella que me costaba conciliar el sueño, y había madrugadas en las que no podía más: me ponía un abrigo sobre la pijama e iba a recostarme contra la pared de la casa donde ella vivía, regularmente salía su papá y decía: ‘Otra vez usted aquí, pásele, y le permitía pasar hasta la recámara donde dormía Blanca Estela, después de asegurarse de que estuviera visible. Le permitía verla por dos o tres minutos y lo echaba afuera.

Indica que tiempo después los contrataron juntos para doblar películas al español en Nueva York, cuando regresamos, nuestros nombres ya eran conocidos, por lo que no nos faltaba el trabajo, y así nos integrábamos cada vez más al mundo artístico. En una ocasión, declinó una invitación de Jorge Negrete el secretario general de la ANDA, para acompañarlo a la reinauguración del Teatro de la Paz, en San Luis Potosí, porque mi novia Blanca Estela y yo estábamos contratados para presentarnos en el Teatro Macedonio Alcalá, de la ciudad de Oaxaca, pero días antes de la presentación, llamó el empresario de Oaxaca para informarle que no tenía presupuesto para contratarnos juntos, y que ponía en mis manos la decisión de quién iría. Por supuesto, le dijo que Blanca Estela tenía prioridad, así que la contrataron, y viajó acompañada por su papá, y él acompanó a Jorge Negrete a San Luis Potosí, lamentablemente, el día que regresaron a la Ciudad de México fue ensombrecido por la terrible noticia que aparecía en los titulares de todos los periódicos: Las 21 personas que regresaban de Oaxaca al Distrito Federal habían fallecido en un accidente aéreo, incluyendo su novia Blanca Estela y su padre…

La vida artística de Ferrusquilla continuó por buen camino, y decidió darse tiempo para incursionar en la rama del arte que más le apasionaba: la música. Había estudiado en el Conservatorio Nacional, donde contó con las enseñanzas de grandes maestros como Manuel M. Ponce, Silvestre Revueltas y Jerónimo Baqueiro Foster. En el año de 1951 creó su primera canción: A los amigos que tengo, y más tarde, ingreso a la SACM, tiempo después vio la luz su obra maestra: échame a mí la culpa, canción que lo consolidó como compositor y lo lanzó a la fama, pues no solo tuvo éxito en México, sino más allá de las fronteras, especialmente en España. Pero además de su obra maestra, son muchas las canciones que surgieron de la inspiración de Ferrusquilla, y a todas les compuso tanto la letra como la música, con excepción de cinco, ya que cuatro las hizo en coautoría con José Alfredo Jiménez y una con el Dr. Teodoro Césarman… Sufriendo a solas-Amalia Mendoza

La historia de Ferrusquilla esta estrechamente ligada al cine mexicano, ya que fue también un actor muy solicitado, que actuó en alrededor de 80 películas al lado de grandes personalidades, como Carmen Montejo, Fernando Soto “Mantequilla”, Sara García, David Silva, Lilia prado, María Félix, Jorge Negrete, Carlos López Moctezuma, Lucha Villa y muchas otras leyendas del cine mexicano. Pero son cuatro las películas en las que más resalta su trabajo actoral: Medianoche (1949), en la que trabajó con Arturo de Córdova; El hombre de papel (1963), dirigida por Isamel Rodríguez, en la que actuó con Ignacio López Tarso y Rita Macedo; El tunco Maclovio (1970), dirigida por Alberto Mariscal, en la que apareció con Julio Alemán, y La duda (1972), una película basada en un argumento de Benito Pérez Galdós, filmada en España, en la que tuvo el gusto de alternar con Fernando Rey.

También compartió la pantalla con otros grandes actores, como Richard Burton, Anthony Quinn, Boris Karloff, Jhon Wayne, Clint Eastwood, Dean Martín, Robert Mitchum y las inolvidables Brigitte Bardot y Jeanne Moreau. Ferrusquilla, recibió un sinnúmero de homenajes y reconocimientos, entre ellos, en 1976, recibió la Medalla de la Paz, de la organización de las Naciones Unidas (ONU), en Nueva York, junto a Lola Beltrán y Tito Guisar. En Los Mochis, Sinaloa, se bautizó con su nombre al Teatro del Seguro Social. Recibió el Premio Sinaloa de las Artes, otorgado por el gobierno del estado. Se colocó su busto en el Blvd., que lleva su nombre en la actual sindicatura de Ahome. Recibió la Charola de plata como actor mexicano que participó en la película Comanche, rodada en Durango. El 10 de octubre del 2007 la SACM develó una estatua de bronce en la Plaza de Garibaldi de la Ciudad de México, y un busto en bronce en la Plaza de los Compositores Mexicanos.