Hermanas Huerta

 

Esta manana, hablaremos un poco, de lo que pudimos encontrar, de las Hermanas Huerta, una tradición folklórica de México, este dueto está conformado por Luz y Aurora, quienes nacieron en el Puerto de Tampico, Tamaulipas. Hijas de doña Manuela Meoqui Ruiz de la Peña y don Jacinto Huerta Cerda, Luz y Aurora, iniciaron su camino musical desde muy niñas en su casa, y sin que nadie les enseñara hacían primera y segunda voz, ya desde entonces se notaba que la música, especialmente del género ranchero, las hnas. Huerta le han dado voz a composiciones de José Alfredo Jiménez, de Cuco Sánchez y otros más, pero en especial, se convirtieron en las intérpretes por excelencia de los temas de Felipe Valdez Leal.

Se cree que las Hermanas Huerta han grabado más de 800 canciones, en sus más de 60 anos de carrera artística, razón de más, para que sean consideradas como una leyenda de la música ranchera. Luz y Aurora, le grabaron decenas de canciones a José Alfredo Jiménez, aunque sin aclarar por qué, las hermanas Huerta, no quisieron alternar con otros duetos, en sus cientos de presentaciones en palenques, teatros o lienzos charros y si se les vio en muchas películas, ellas dicen que solo aparecieron cantando.

Y si bien interpretaban canciones de José Alfredo Jiménez, de Fernando Z. Maldonado o Cuco Sánchez, Felipe Valdez Leal, compuso de manera especial para ellas, la canción “No sigas llorando”. Hace algunos anos, Las Huerta, recibieron un Homenaje en el Teatro de la Ciudad de México, sin duda un largo camino, una trayectoria musical que se inicio desde el sexenio de Adolfo López Mateos, y a propósito, Luz y Aurora, cantaron para muchos políticos, y aseguran que a los mas importantes.

Con motivo de los 50 años de su trayectoria musical, hace ya unos anos, Las Hermanas Huerta lanzaron al mercado una producción discográfica titulada Aniversario 50 años de éxitos, conformado por 25 melodías de género ranchero y bolero ranchero, las clásicas que han dejado huella en el público a través de los años. Temas como “Tampico hermoso”, “Quiero un corazón”, “Como un perro”, “Bala perdida”, “Muchas gracias te doy”, “Ya no llores”, “De puerto en puerto”, “No nos despidamos”, “Una de cal”, “Aurora de amor”, “Que se me acabe la vida” y otras. Hablando de sus éxitos, recordamos: En las cantinas, Sea por Dios, Carta abierta, En el último trago, una sola caída, Cuando yo quiera has de volver, Cruz de olvido, Échenme la tierra encima, Pa’todo el ano, Y dicen, y muchos, muchos mas.

Las hermanas Huerta han manifestado en múltiples ocasiones que Pepe Guízar, fue como un padre para ellas. Los conocieron en el programa “Así es mi tierra”, viajaron con el, en la época en la que se promovía el folklore, recuerdan cuando en el auditorio nacional, reunían a unas 20 mil personas, junto a Pepe Guízar, él, prácticamente las adopto en los espectáculos que presentaba en Feria del Hogar en el auditorio nacional, o en otros escenarios. Por su cercanía con Pepe Guízar, recuerdan cuando éste se enfermo y lo mandaron a Veracruz, frente al mar, ahí iban muy seguido a visitarlo, y senalan que ahí compuso “mi casita del mar”

Durante un entrevista grabada hace algunos anos, aseguraron que Pepe Guízar era un incomprendido, y dicen que al retirarse Felipe Valdéz Leal, las dirigió Federico Méndez, quien les dio el tema: Te volaste la barda, y que Fernando Z. Maldonado hacia los arreglos para que se lucieran. Debido a su amplia trayectoria musical, indican que casi nunca buscaron trabajo, al contrario, los promotores siempre las buscaban. Recuerdan la época cuando trabajaron con el conocido Gordo Delgado, fueron largas las temporadas con él, en Los Ángeles. Recorrieron casi todo Estados Unidos, lo mismo pueblos chicos, que pueblos grandes. Fue una época de oro, trabajando al lado de Amalia Mendoza, José Alfredo Jiménez, Lola Beltrán, y todas las máximas estrellas de la época, la época de oro de la música ranchera y las Hermanas Huerta, claro que también son, estrellas de Sábados Rancheros.