Dora Maria

 

Buscamos y buscamos, y no encontramos una biografía de Dora María, la llamada Chaparrita de oro”, la tabasquena, pero si encontramos unos apuntes y entrevista que le hizo el periodista Guillermo Hubner Díaz hace un tiempo, y la cual se llevó a cabo en un céntrico hotel de Villa Hermosa, la capital de Tabasco, y durante la cual, la cantante, ya retirada, reafirma que el nombre de Tabasco lo lleva bien cincelado en su corazón y lo ha llevado por todo el mundo. Dora María, nació en Tamulté de las Barrancas (cerca de Villahermosa), un 30 de agosto, no se sabe o no dijo en que ano, pero esta cantante, otra de las grandes del folklore mexicano, tal vez pase de los 80 años.

Dora María, fue la primera cantante del folklore mexicano, que se presentó en Las Vegas. Lo mismo que en el famoso “Lido” de París, donde coincidió con la célebre francesa Edith Piaff y la alemana Marlene Dietrich. En el Teatro “Million Dollars” de Los Ángeles, sumó veinte temporadas. En Los Ángeles participó en el programa de televisión “De Costa a Costa” de Eddy Sullivan. En Madrid y Barcelona, España, causó sensación. En Cuba la idolatraron. En La Habana hizo radio en la CMQ. Hizo cabaret en Tropicana. En Colombia, Venezuela, Ecuador y Perú, Dora María dejó miles de admiradores.

Pero, donde quiera que anduviese, lo hacía siempre pensando en Tabasco. Y hablando de Tabasco. Como ella afirma, “Con el corazón abierto. No me canso de hacerlo hasta el día de hoy. Toda mi vida ha estado cifrada en Tabasco, ligada a Tabasco. Hay una fuerza maravillosa, como sobrenatural, que me ha mantenido cerca, casi atada a Tabasco, y eso me vigoriza, me mantiene viva, aunque también me deprimo al saber otras cosas”…senala. Inquieta, temperamental, por ella supo de Tabasco Dwight Eisenhower, el héroe de la Segunda Guerra Mundial y Presidente de los Estados Unidos. Le cantó “Viva México” en Acapulco el 20 de febrero de 1959 durante una visita a México del Comandante Aliado de Normandía, la tabasqueña le ofreció llevarle a Washington el disco con esa canción y lo hizo, donde Eisenhower la recibió en la Casa Blanca, luego de saludarla con admiración, ella le habló sobre Tabasco varios minutos. “Ahora se lo grande que es ese bello estado mexicano”, dijo el Presidente.

La Chaparrita de oro, también le cantó en sus países o en visitas oficiales a México, siempre invitada por los presidentes de la república, al presidente francés Charles De Gaulle, a los estadounidenses John F. Kennedy y Lyndon B. Johnson, al llamado “Rey de Reyes” Haile Sellasie, de Etiopía, quien gozó escuchándole “Y tú que te creías, el Rey de todo el mundo…”. Hija de Eleuterio Pérez Andrade y Carmen Vidal Baeza, la estrella conocida también como “La Chaparrita de Oro”, debe este nombre artístico a uno de los más grandes locutores que ha tenido México, el inolvidable Pedro de Lille, a mí me gustó mucho ese nombre, dijo Dora María.

“Viva Tabasco”, fue el grito de guerra de Dora María, desde sus primeras actuaciones, luego logró presentarse ante don Emilio Azcárraga Vidaurreta, magnate de la radio y televisión mexicana, el hombre que le abrió las puertas de la fama, fundador de Televicentro (hpy Televisa) y XEW. Dora María está contenta con lo que le ha dado la vida, dice que ha sabido ser constante, prudente, respetuosa, administrada. No más. La recompensa por el ejercicio responsable de cualquier actividad no llega de golpe, así como así. El prestigio, la fama, la construcción de un nombre, ganar un lugar, es un oficio largo. No me ha tratado mal la vida, afirma He tenido distinciones de privilegio. He recibido reconocimientos en muchas partes del mundo, no sólo en México. Gobernadores y Presidentes de la república, me distinguieron con su amistad…”, afirma la tabasquena.

Carlos Madrazo Becerra, ex-gobernador de Tabasco, fue uno de sus grandes amigos junto con su esposa, Graciela Pintado de Madrazo, con ésta cultivó una gran amistad, de mucho respeto, cariño y confianza. Casi ví nacer a todos sus hijos, dijo. Ambos le presentaban a sus mejores amigos, a personalidades, entre ellos al Presidente López Mateos -“él me llevó a Acapulco a cantarle a Eisenhower”-, afirma, y recuerda haber conocido a parte del gabinete de López Mateos, sin embargo nunca le interesó la política, a pesar de que alguna vez, Carlos Madrazo le dio la oportunidad de ser candidata a diputada federal por Tabasco, pero indica que la política la habría alejado de lo que era ya su vida misma, cantar mexicano, cantar tabasqueño, viajar, escuchar los aplausos, ver su nombre en las marquesinas, leer las notas de los periódicos, interpretar a los más grandes autores, tabasqueños y de otras partes, acompañarse de los mejores mariachis. Agradeció la distinción amablemente….dijo….

Y aunque no ha incursionado en política, Dora María, no es de las personas que muestren desinterés por los asuntos públicos, por la política y por los políticos, principalmente por la política tabasqueña, por los políticos de su tierra, del color que sean. A los que pide que cambien, Tabasco necesita un cambio rotundo; que sean dignos, que cumplan. Que luchen por alcanzar el honor, por restablecer los valores y principios de la política, por asegurarle al pueblo mejores niveles de bienestar. Si lo hacen el pueblo se los reconocerá, senala Dora María….quien asegura que hablar constantemente de Tabasco, la vigorizaba, le da fuerzas para seguir en la brega, pero que también se deprimía al saber “otras cosas”, saber que muchos de quienes, desde la política tienen el deber de velar por los mejores intereses de Tabasco, defraudan, engañan, roban. Resultan un fiasco. Deprime a cualquiera, a también a mí, y tratándose de Tabasco mucho más, indica Dora María a través de esta entrevista a Guillermo Hubner Díaz, es Dora María La Chaparrita de Oro, otra de las inolvidables estrellas de Sábados Rancheros.